Sabemos que se avecinan tiempos difíciles para todos los españoles debido al confinamiento en el que estamos sometidos por culpa del maldito coronavirus, así que hay que buscar la manera de ahorrar en todo lo posible y que esa crisis económica no repercute de manera negativa en nuestra boda.

A continuación os vamos a dar 10 trucos y consejos para ahorrar y no llegar ahogados a uno de los días más especiales de nuestras vidas:

 

Organización desde el principio

La organización es primordial en este tipo de eventos, ya que si tienes una buena planificación el precio se puede disparar sin darte cuenta. Puedes utilizar nuestros diarios de novia para tener todo apuntado y estructurado, desde el número de invitaciones hasta las flores que has elegido para la decoración.

Elegir la fecha en temporada baja

Las bodas suelen celebrarse en los meses veraniegos, entre mayo y septiembre, y es donde más dinero cuesta organizarlo, por lo que si eres flexible con tu elección podrás ahorrar una buena cantidad de dinero. Si has tenido que aplazarlo y necesitas encontrar una fecha en la que también haga buen tiempo te recomendamos hacerlo en el mes de agosto.

Reducir la lista de invitados al máximo

La primera idea que tenemos al hacer la lista es que queremos invitar al máximo número posible de familiares y amigos para que formen parte de ese momento único, pero hay pensar fríamente si podemos hacer frente al banquete con tantas personas. Para ello os invitamos a hacer una lista más reducida con las personas que realmente han estado cerca de vosotros en los últimos años, así evitaremos a los compañeros de clase de hace una década o a los primos terceros que hemos visto cuatro veces en nuestra vida.

Negocia

Si has planificado bien todo y tienes bastante tiempo de margen hasta el día de tu boda, puedes intentar negociar con los proveedores para ver si te pueden ofrecer algún tipo de descuento. Si el tiempo se te ha echado encima ya no podrás tener esa opción ni comparar con otros proveedores.

 

¿Es mejor comprar o alquilar?

Estudia cada elemento que vayas a utilizar en tu boda, si es más rentable alquilarlo o comprarlo. Tienes que tener en cuenta el precio de ambas operaciones y ver si puedes vender aquellos productos o complementos, sobre todo de decoración, una vez terminada la boda. De esta manera podrás recuperar una parte de la inversión.

Escoger los regalos perfectos

A veces no hace falta regalar a tus invitados algo increíble, ya que eso suele llevar consigo un aumento del coste. En Luna y Miel puedes encontrar un amplio catálogo de productos ideales para todas las edades y además podrás personalizarlos para hacerlos mucho más exclusivos y personales.

 

Limitar la barra libre

En lugar de servir una barra libre de todo tipo de bebidas, piensa en reducir la cantidad y ofrecer a tus invitados que elijan entre cocktail, como el ron o la ginebra que puede gustar a todos, cerveza o vino. Reducirás bastante el gasto en la celebración, ya que además en las bodas suele sobrar bebida y luego no sabes qué hacer con ella.

 

La música

Contratar a una banda musical seguramente se pase del presupuesto, así que si buscas una boda mas económica táchalo de tu lista. La opción más rentable sería contar con los servicios de un DJ, pero cerciórate de que tenga experiencia previa ya que te puede salir ‘rana’. Como última opción puedes alquilar un equipo de música y encargarte personalmente de elegir toda la música.

 

El fotógrafo

Compara los precios de varios fotógrafos profesionales y escoge el que más te guste y se adapte a tu presupuesto. No es necesario pagar el paquete más grande (y caro), ya que con el básico tendrás todo lo que buscas: un recuerdo inolvidable del día más feliz de tu vida.

 

Luna de miel más económica

Busca destinos que sean apetecibles y que se alejen de la excentricidad, y si es necesario reduce el número de días. Existen numerosos lugares con encanto y llenos de romanticismo por cada rincón que pocos conocen, así que os recomendamos que os informéis en profundidad de todas las posibilidades que pueden haber. No es necesario viajar hasta la Riviera Maya, o al menos por el momento hasta que os lo podáis permitir.